TOMÁS MUNITA

6 de noviembre al 24 de enero
Martes a domingo, 10:30 a 17:00 horas

Entrada liberada. Aforo de 50 personas. No requiere inscripción previa

Apoquindo 6570

PATAGONIA / FOTOGRAFÍA

Tras años cubriendo zonas de conflicto alrededor del mundo y con el dinero obtenido por el premio a un reportaje a la Guerra Civil Siria, en 2012 el reconocido y premiado fotógrafo chileno Tomás Munita (1975) partió a la Patagonia. Acondicionó como casa rodante un furgón de carga y, junto a su familia, estuvo tres meses recorriendo las extensas tierras australes de Chile y Argentina.

Fue una necesaria pausa y el inicio de una serie de viajes posteriores, que lo conectaron intensamente con la naturaleza y con aquellos singulares hombres que se dedican al bagualeo en el fin del mundo. El resultado de esta aventura puede apreciarse en PATAGONIA, la exposición de fotografía documental con que la Corporación Cultural de Las Condes reabre al público su Centro Cultural.

La muestra –que es posible gracias a la gestión de Verónica Besnier y que cuenta con la colaboración de Prima Galería de Arte- se presenta en exteriores y jardines del Centro Cultural Las Condes, siguiendo todos los protocolos exigidos por la autoridad sanitaria.

En los lugares más aislados de la Patagonia, el ganado escapa de los cercos y se hace salvaje. Habita por generaciones en bosques y montañas. De la misma forma, manadas de caballos salvajes corren por las estepas. A estos animales se les denomina “baguales” y el bagualero es el gaucho que se dedica a su captura, valiéndose de sus caballos, perros y sogas, además de su valentía y gran destreza al cabalgar.

La visión de la Patagonia adquirió así otro cariz para Tomás Munita y lo que antes era paisaje se convirtió también en humanidad y en historias de vida, el gran factor que motiva todo el trabajo del fotógrafo. Entonces se involucró con Jorge, Sebastián, Abelino y otros bagualeros, con los que inició una de las aventuras más importantes de su reconocida trayectoria.

“Es importante documentar este oficio que está desapareciendo y que la mayoría de los chilenos no conoce. Además es en un paisaje espectacular. Nunca había hecho logísticamente un trabajo tan difícil. Pero lo que más aprendí fueron cosas que me enseñaron ellos y que tienen que ver con la amistad, los valores del gaucho como persona y eso es algo invaluable”, ha comentado Munita sobre este trabajo que se publicara en The New York Times y National Geographic y que en 2015 le valiera el Premio Gabriel García Márquez.

El jurado del galardón latinoamericano justificó así su decisión: “La belleza de la serie fotográfica realizada en un lugar remoto de América Latina devela un mundo excepcional, rara vez fotografiado. Se destaca la tensión entre los hombres y sus perros, por un lado, y los animales indómitos que buscan capturar. El ensayo fotográfico de Tomás Munita dispone de un estilo narrativo que remite a grandes tradiciones de la pintura paisajista”.

Sin embargo, es primera vez que las imágenes se presentan en Chile en formato exposición y, bajo las actuales circunstancias, su exhibición reviste un valor aún más significativo. Es que –literalmente-  las fotografías de Tomás Munita constituyen un espacio de paz en medio de las tensiones, la espacialidad infinita por sobre el encierro y la constatación de que, pese a tanta conectividad, hay regiones del planeta que se mantienen aisladas e impolutas y que aún existen oficios humanos suspendidos en el tiempo, que jamás podrán ser reemplazados por máquinas o tecnologías. Paradigmáticamente, una luz de esperanza en los tiempos que corren.

Tomás Munita (1975). Fotógrafo documentalista independiente, con principal interés en asuntos sociales y medio ambientales. Ha ganado diversos premios entre los que destacan el Leica Oskar Barnack Award, 2006, con su ensayo sobre Kabul; Visa D´or Daily News (Francia), 2012, por su reportaje sobre el conflicto en Siria; y cuatro World Press Photo Awards 2006, 2013 y 2017, por su cobertura del Terremoto en Pakistán, su reportaje sobre las maras en El Salvador y la serie “Cuba al borde del cambio”, luego de la muerte de Fidel Castro.

Vive en Chile con su mujer y sus tres hijos, desde donde trabaja en todos los continentes para The New York Times y National Geographic, y en forma ocasional para otros medios como  Time, Geo, Stern y El Mercurio,  además de realizar constantemente trabajos personales.