Artes Visuales

Con el fin de comprometer a la comunidad con los adultos mayores en situación de pobreza y vulnerabilidad, Fundación Las Rosas celebra sus 50 años con la exposición ARTE MAYOR, que se presenta en la Sala de Arte Las Condes y corredor Centro Cívico.

La muestra contempla la participación de 60 artistas plásticos y 12 fotógrafos chilenos de diferentes ámbitos, que se unieron trabajando para los ancianos que viven en situación de pobreza y vulnerabilidad. El objetivo es visibilizar a la ancianidad, poner un rostro a las cifras de desamparo y vulnerabilidad de nuestros adultos mayores y entrever el trabajo que realiza la fundación.

“Estas obras de arte, llenas de talento, cariño y generosidad, nos recuerdan también que toda la vida es adviento, que siempre hay algo nuevo esperando sorprendernos y que la espera cotidiana es la esperanza de que mientras nos vamos deteriorando exteriormente, nuestra interioridad va creciendo como en ninguna otra etapa de la vida”, expresa el Pbro. Andrés Ariztía de Castro, Capellán de Fundación Las Rosas.

Nuestra sociedad hoy se ve enfrentada a enormes desafíos, todos orientados a un desarrollo que permita alcanzar mejores expectativas para mejorar la calidad de vida de las personas, entre ellas la vejez, la pobreza. Las enfermedades conforman objetivos permanentes que no logran superarse y que permanecen como un cuadro conmovedor que aparentemente resulta ajeno al diario vivir de quienes no lo padecen.

Fundación Las Rosas realiza un esfuerzo notable por mitigar esta realidad palpable en los treinta hogares existentes a través del país, no obstante, cerca de 2200 adultos con limitaciones graves son atendidos y más de 1300 ancianos esperan una oportunidad para integrarse a estos centros en busca de un alivio a sus pesares.

“Seres atravesados por el dolor que concentran nuestra mirada y no pasan inadvertidos para quienes tienen conciencia de la solidaridad, del sentido del bien y especialmente de quienes ponen el amor entre sus prioridades fundamentales. Ellos saben y esperan la oportunidad de encontrar el afecto y la alegría de seres que lo atiendan con cariño”, señala el museólogo Santiago Aránguiz, quien hace un llamado a la comunidad:

“Quienes no entienden el misterio del dolor nunca llegarán a conocer la realidad humana. Es necesario entonces sumarse a esta labor solidaria y saldar esta enorme deuda que permita un verdadero crecimiento con equidad, con calidad de vida, hacer posible la construcción de oportunidades, sentir el drama de la vejez, asumir el compromiso con los enfermos que nos permita alejar el desencanto y acercarnos con bondad a miles de personas que lo requieren con urgencia y permitirles una nueva oportunidad para volver a estrenar la vida”.

Para el Capellán de la Fundación Las Rosas, “las personas mayores nos enseñan otra forma de vivir el tiempo y la gratuidad y nos confirman que hay talentos que solo se alcanzan con los años; como la sabiduría para distinguir lo importante de lo superfluo, la mirada contemplativa y profunda para entender lo que está pasando, la paciencia de saber esperar con alegría, la fortaleza interior y el aguante para sostenerse en pie la prudencia y la visión frente a las urgencias cotidianas. Llevamos 50 años acogiendo y cuidando para siempre a los que nada ni a nadie tienen, a los adultos mayores más pobres y desvalidos del país. Una misión compleja, que ha necesitado del corazón, el tiempo, la oración y los bienes de muchas personas e instituciones”.