Artes Visuales

Las ciudades no son solamente un conjunto de edificios, sino que por sobre todo son lugares que congregan a un amplio grupo humano con ciertos rasgos en común. Por eso, en la segunda parte de este proyecto fotográfico hemos escogido rescatar aquellas imágenes que dan cuenta de lo que los santiaguinos de antaño hacían durante su tiempo libre y cómo usaban los espacios comunes que la ciudad les entregaba.

Siempre junto al Centro de Restauración y Conservación Brügmann, propietarios de un incalculable acervo fotográfico, invitamos a un nostálgico recorrido por calles, parques, restaurantes o tiendas del Santiago de la primera mitad del siglo XX, escudriñando a hombres, mujeres y niños que posaban alegres ante un fotógrafo minutero o ante la cámara de bolsillo de algún entusiasta pariente.

En las imágenes aparece el Parque Forestal, el Cerro San Cristóbal o las céntricas calles Ahumada o Huérfanos, demostrándonos esta vez, que el Santiago que se fue, no lo constituyen los lugares, sino la gente que vivía a un ritmo más pausado, más tranquilo y posiblemente más consciente de lo que significa habitar la ciudad.

Las fotografías provienen principalmente de donaciones anónimas de personas que conservaban imágenes fotografías familiares, de manera que muchas de ellas se exhiben por primera vez al público. Luego de seleccionarlas, limpiarlas y digitalizarlas, Brügmann las guarda celosamente en gavetas especiales, para que este invaluable patrimonio se conserve para la posteridad.

Integrado por los conservadores y restauradores Fernando Imas Brügmann, y Mario Rojas Torrejón, formados en la Universidad Internacional SEK, el centro Brügmann nació en 2008 con la intención de acercar el patrimonio a todos los chilenos. Una colección que permite al público conocer distintos fragmentos de nuestra historia, aprender en torno al patrimonio y así difundirlo, e incrementar la rica memoria histórica. Edificios, parques, calles y personajes olvidados o desconocidos, dan vida a una época que se fue.