Artes Visuales

El Pinball, primer antecedente de los Flippers, comenzó a popularizarse en Estados Unidos a principios del siglo XX. Pensada como máquina de azar, se trataba de una tabla con clavos por donde caía una bolita a diferentes casillas con puntajes. En 1947 el ingeniero de Gottlieb, Harry Mabs, accidentalmente cruzó los cables de una bobina y gracias a este fortuito accidente se inspiró para construir el circuito de unas paletas que estarían en el tablero de juego y que serían activadas por un botón: había nacido el Flipper.

La innovación de Mabs transformó a los pinballs en un juego de destreza, y todas las máquinas comenzaron a incorporar las paletas. En un principio eran varias y estaban repartidas a lo largo del tablero, pero con los años pasaron a ser sólo dos, ubicadas en la parte baja del campo de juego, tal como las conocemos hoy.

La presente muestra, organizada en conjunto con Entretenimientos Diana, rinde un homenaje a estas nobles máquinas que son parte de la cultura popular. Las máquinas en exhibición son sólo una pequeña muestra de las casi 300 que conserva la empresa de entretenimientos, la colección más grande de Latinoamérica. En esta exposición se pone en escena la evolución de los flippers, partiendo con los primeros modelos que llegaron a Chile en la década del 60, pasando por máquinas icónicas de los 80 y finalizando con flippers modernos como los que se siguen fabricando hasta el día de hoy.

Entre las máquinas que se expondrán, se encuentra el clásico modelo de Kiss de 1979 que pasó a la fama por ser el flipper oficial del cuarteto de Nueva York. Cuenta la historia que el diseño de la máquina duró más de un año debido a las repetidas exigencias de los miembros de la banda. Detalles como el largo del pelo y tamaño de los músculos en los distintos dibujos, fueron supervisados por cada uno de los integrantes del grupo.

También se expondrá el flipper Xenon, la primera máquina con voz femenina, y el modelo de la Familia Addams, el flipper más vendido de todos los tiempos y basado en la película de 1991.

Por último, también integrará la colección el Golden Arrow, la máquina más reconocida en Chile en los años 80, que fue también la con mayor número de unidades importadas a nuestro país, superando el centenar. Se dice, de hecho, que en los 80 había al menos uno en cada local de flippers.

Un panorama Imperdible para toda la familia y para los amantes de estas históricas máquinas que a más de alguno lo transportará a añorados momentos de su infancia.