Artes Visuales

¿Qué relación tiene el arte con la enfermedad? ¿Puede una enfermedad proyectarse en los procesos creativos? ¿Puede un artista por medio de su obra hacer reflejo de una enfermedad que no padece? La exposición Máscaras y memoria busca unir estos aspectos, retratando a través del arte y la fotografía la transición de quienes padecen la enfermedad de Alzheimer, al convertirse paulatinamente en alguien diferente a quienes fueron.

El reconocido fotógrafo José Luis Rissetti encabeza este proyecto que se inició en 2015, al invitar a una veintena de artistas plásticos de diferentes edades y ámbitos, para que pintaran sus miedos y fantasmas, en una máscara elaborada con sobres de papel kraft. La intención era que reflejaran lo que sería desdibujarse en un otro que no les pertenece y situarlos dentro de un contexto que los descolocara.

Una vez finalizada esa primera etapa creativa, cada artista fue fotografiado con su bolsa de papel intervenida cubriéndole la cabeza en un lugar específico en el cual se ven potenciadas las sensaciones de abandono, soledad, angustia, dependencia y deterioro.

La idea de las máscaras radica en mostrar en cuántas personas se puede convertir un ser con este mal. Ellas buscan demostrar al espectador, de un modo simple, este devenir en otro, en otros. “Al solicitar que cada artista busque su máscara, permitimos que se cuestione quiénes somos, quiénes son las personas en nuestras vidas, en cuántas personas llegamos a convertirnos a la vez y cuán nobles y oscuros podemos llegar a ser, incluso cuán efímera es nuestra existencia y cuán fácil es que perdamos todo aquello que hemos construido”, expresa Rissetti.

A través de este proyecto interdisciplinario se busca impactar a los espectadores respecto de cómo el mal de Alzheimer afecta la vida de quienes la padecen, de quienes viven junto a ellos y permitir un acercamiento artístico para todos aquellos que no la viven diariamente.
“Con la presente muestra –señala Guillermo Carrasco Notario, teórico del arte- el fotógrafo José Luis Rissetti vuelve a sus investigaciones visuales sobre el tema de la memoria, iniciadas el año 2012 con Rissetti al cuadrado, donde intervino, con borrones y dibujos de su hermana Celeste, una serie de negativos de su padre también fotógrafo, a quien la enfermedad de Alzheimer llevó a la muerte”.

Y agrega: “Como suele ocurrir con el trabajo de este artista, su obra traspasa los límites de lo estrictamente fotográfico, como en su muestra Retrato de ciudad, de 2009, donde presentó esculturas construidas con sus fotografías, y un mural volumétrico de grandes dimensiones”.

En Máscaras y memoria, lo fotográfico es el resultado de un proceso complejo de reflexiones y convocatorias a otros artistas para que hicieran su propia meditación sobre la memoria.

Para Carrasco hay una dimensión conceptual que tiene que ver con la pérdida de la memoria que en casos extremos involucra el deterioro de funciones básicas del organismo. “Fotografiarse con un cambucho cubriendo el rostro simboliza la pérdida de conciencia de la propia identidad, el borrón doloroso de la auto imagen, la quebrazón del espejo de la memoria, que en la definición poética de Borges nos conforma en su compleja conjunción de cambios y permanencia. Pero en otro plano, resulta interesante, en esta época de selfies desenfrenadas, el fotografiarse sin rostro, con un cambucho intervenido en la cabeza, experimento extremo cuando la hiperabundancia de autofotografías termina por devaluar la imagen”.

Las fotografías fueron realizadas con cámara digital en blanco y negro, lo que se complementó con elección de la locación adecuada, generando una nueva atmósfera, mundos llenos de emociones y sensaciones como la intranquilidad, el desconcierto y el vértigo.

Los artistas retratados son Andrea Leria, Ana Naveira, Andrés Vío, Caiozzama, Celeste Rissetti, Francisco Bustamante y Pavel Loparev, Gina Oses, Guillermo Carrasco, Hugo Marín, Javiera Moreira, Johanny Angulo, Juana Gómez, Lise Moller, Loreto Carmona, “Loro” Coirón, Patricia Velasco, Pilar Ovalle, Roser Bru, Roberto Acosta, Sonia Etchart, Tite Calvo, Matías Movillo y Josefina Guillisasti.