Artes Visuales

Una cuchara, un batidor, una guía para plantas cobran un nuevo sentido en las manos de Mitsue Kido. La joven arquitecta chilena de ascendencia japonesa presenta en nuestro Centro Cultural la muestra Lámparas de Kioto, donde seis objetos tradicionales son transformados en lámparas mediante pequeñas transformaciones.

En la colección la artista realiza un verdadero ejercicio de descontextualización al alterar el uso de un objeto cotidiano, otorgándole un nuevo sentido y concepto. El trabajo ya ha sido exhibido en la Design Week de Tokyo, Japón; en la Expo Lightning America, ELA, de Ciudad de México, y en Ventura Lambrate durante la Semana del Diseño de Milán.

Lámparas de Kioto es el resultado de una residencia hecha por Kido en Japón, como parte del programa Diseño moderno, cultura y artesanía tradicional de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón, JICA, y el Instituto de Tecnología de Kyoto KIT, otorgado a descendientes japoneses de Latinoamérica. Allí, y bajo la tutoría de los diseñadores Kentaro Yamamoto y Masanobu Nishimura, diseñó estas lámparas, que fueron manufacturadas por artesanos de la ciudad nipona.

La propia artista explica que este proyecto se inspira “en el acto de descontextualización que realizó el maestro Sen no Rikyu, en siglo XVI, al introducir una cesta de pescar para utilizarla como florero y componente esencial de la ceremonia del té. Es el llevar un elemento de uso cotidiano, funcional para ser contemplado mediante el cambio de uso”.

Y agrega que su propósito es resaltar la cultura japonesa a través del cambio de uso y así generar una reflexión cultural “La cultura nipona es completamente distinta a la occidental y esto se ve reflejado en el diseño. Mientras que los japoneses pueden reconocer estos elementos jugando un nuevo papel los foráneos ven una lámpara compuesta de objetos desconocidos”.

Mitsue Kido es arquitecta de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Luego de graduarse fue finalista de YAP, Programa de Jóvenes Arquitectos del MoMA PS1, de Nueva York, y la oficina Constructo de Chile. En 2012 crea su propio estudio, con diseños inspirados en el arte del origami, siguiendo su interés en la herencia y estética nipona. En 2016 su proyecto de lámparas de origami Moshi-Moshi fue expuesto en NY NOW!, en Nueva York, y en Ventura Lambrate, en la semana de diseño de Milán.