Artes Visuales

Cada año, finalizamos la temporada plástica con el orgullo de mostrar lo generado en nuestros propios talleres. Durante 10 meses cientos de aprendices y nuevos discípulos, se dan a la tarea de aprender algún oficio o técnica artística para desarrollar sus propias propuestas. El resultado sorprende y demuestra que para el arte y la creación no hay límites.

La muestra –que se presenta en nuestro Centro Cultural- reúne el trabajo de 259 alumnos de una decena de cursos y talleres artísticos

Los talleres son dirigidos por connotados artistas y abarcan casi todas las disciplinas de las artes visuales, siempre adaptándose a las tendencias del momento y a la sensibilidad de cada alumno, por lo tanto, la parrilla es dinámica y cambia de año a año.

En esta oportunidad, la muestra está integrada por los siguientes talleres: Acuarela, con María Eugenia Terrazas; Dibujo y Pintura y creación, con Humberto Nilo; Esmalte sobre metal, con Patricia Rivera; Grabado, con José María Ibáñez; Dibujo figura humana, con Juan Araya; Patchwork y Art Quilt, con Lucía Stachetti; Pintura, con Francisca Illanes; Pátinas sobre madera, con Claudia Raineri, Fotografía digital y Photoshop, con María Paz Lira; Ilustración, con Cecilia Zabaleta y Taller de creación infantil, con Paula Salas. Este último tiene el mérito especial de estar integrados por “pequeños grandes artistas” entre 6 y 12 años.

La exposición se emplaza en todas las salas de nuestro centro cultural y da cuenta de la diversidad de miradas y de cómo en un mismo taller, los resultados varían según las sensibilidades de los autores. Es que justamente de eso se trata: los profesores son solamente un guía que traspasa conocimientos y técnicas, pero los trabajos brotan del mundo interior de los alumnos. Así, esta exposición multitudinaria se transforma en un panorama ideal para admirar las capacidades de personas.

Desde sus inicios, los talleres de arte han ocupado un rol importante en el quehacer de la Corporación Cultural de Las Condes. A lo largo de los años han pasado miles de alumnos y cientos de profesores, entre los que figuran nombres relevantes de la escena local. Los participantes, que buscan canalizar sus inquietudes artísticas, asisten cada temporada a las clases regulares que se imparten en el pabellón construido especialmente para tales fines. Salas con atriles, mesones, tornos y variados implementos permiten la realización de obras únicas, las que muchas veces son comercializadas por sus autoras.