Artes Visuales

Por primera vez llega a Chile la obra de Vivian Maier (1926-2009), la artista franco-americana que se desempeñó gran parte de su vida como niñera en Chicago y hoy es un ícono de la fotografía mundial.

En un trabajo silencioso y anónimo, por décadas tomó obsesivamente fotografías, que nunca mostró a nadie, llegando a juntar 100 mil negativos, además de 700 rollos en color y 2000 en blanco y negro sin revelar. Su obra fotográfica –que se plantea como una fascinante ventana a la vida cotidiana en los espacios públicos de la segunda mitad del siglo XX- salió a la luz pública recién en forma póstuma, luego de ser descubierta por el joven investigador John Maloof.

VIVIAN MAIER. LA FOTÓGRAFA REVELADA se titula la muestra que se presenta en Las Condes y que reúne 107 fotografías. Como actividades complementarias se exhibirá el famoso documental Finding Vivian Maier, nominado al Oscar 2015; se hará un taller de fotografía urbana, se venderá el libro Vivian Maier. Street photographer y se realizará una mesa redonda con destacados especialistas.

MUESTRA INTERNACIONAL

La Municipalidad de Las Condes, Fundación Itaú y la Corporación Cultural de Las Condes, gracias a la gestión de Verónica Besnier y Luis Weinstein, traen al país la exposición itinerante VIVIAN MAIER. LA FOTÓGRAFA REVELADA, con el patrocinio del Instituto Francés de Cultura y Embajada de Francia.

La muestra internacional se presenta en forma paralela en el Centro Cultural Las Condes y Espacio ArteAbierto y está por 85 fotografías en blanco y negro y 22 a color.

“Vivian Maier es posiblemente el hallazgo fotográfico del momento, lo que significa que el mundo entero quiere su exposición. En ese sentido, es un gran logro acceder a una muestra de primera línea. Lo mismo que verá el público local es lo que antes vieron en Chicago, Nueva York, París y recientemente en Seúl, y más tarde verán en Estocolmo y Barcelona. Sin embargo, más allá de la expectación que despierta su historia, ella es una autora incuestionable, con una obra contundente y relevante que la ubica dentro de la élite de las fotógrafas norteamericanas de todos los tiempos, como un verdadero ícono”, expresa Francisco Javier Court, director de la Corporación Cultural de Las Condes.

Para Fundación Itaú, acercar el arte a las personas es parte fundamental de su misión. “Cuando te encuentras con un fenómeno cultural de esta categoría, quieres que todo el mundo tenga acceso a él. Para nosotros es muy importante participar del gran esfuerzo que ha significado traer la obra descubierta de Vivian Maier”, manifestó Boris Buvinic, Vicepresidente de Fundación Itaú.

EL HALLAZGO FOTOGRÁFICO

Nacida en Nueva York, de madre francesa y padre austro-húngaro, Vivian Maier dividió su tiempo entre Francia y Estados Unidos, hasta que en 1956 se instaló en Chicago, donde se desempeñó como niñera por más de cuatro décadas. Con una cámara colgada al cuello siempre que salía a la calle, tomaba fotografías, las que nunca mostró a nadie y en algunos casos ni siquiera reveló. Hoy su obra es ampliamente conocida gracias al descubrimiento que hiciera un joven investigador.

En el invierno de 2007, John Maloof, interesado en el patrimonio de su Chicago natal, subastó una caja de negativos por 380 dólares. Buscando fotografías, se encontró con un verdadero tesoro, producido por un ser fuera de toda escala. Al revisar la caja y comprender lo que tenía entre manos, Maloof investigó quién era la persona tras la cámara, un nombre desconocido en ese entonces, Vivian Maier. Recién en 2009, un obituario trajo la respuesta y también muchas nuevas preguntas.

Una gran cercanía por los más solitarios y desposeídos, así como un ojo sensible a las formas abstractas dentro del cotidiano, marcan la búsqueda fotográfica de Vivian Maier, desarrollada esencialmente en el entorno urbano y en espacios públicos. También se destaca una serie de notables autorretratos. La fotógrafa de calle y de viajes estaba obsesionada con guardar trozos de recuerdos de distintos momentos en el tiempo, y se las arregló para acumular miles de rollos y negativos, además de 150 películas en 8 y 16 mm.

Para la curadora de la exposición, Anne Morin, “Maier, en sus tiempos libres, fotografiaba a la gente, la calle, objetos, paisajes. Simplemente, lo que veía. Cultivaba una cierta obsesión no tanto por la imagen en sí sino por el acto de fotografiar. Esta pasión la proyectó hacía el rango de una de las grandes fotógrafas de la Street Photography, junto con Diane Arbus, Robert Frank, William Klein, o Garry Winogrand”.

Y agrega que lo que medía con su cámara, “no era la luz, era su distancia con el otro; esta misma distancia que les revelaba, el tiempo de un instante, como los protagonistas de alguna anécdota sin importancia. Y aunque lo atraviese, Vivian Maier no se queda en el escenario que fotografía. Se queda en su umbral, en el límite de su margen. No demasiado cerca para no interferir, pero tampoco demasiado lejos para ser invisible”.

En la exposición se exhibirán algunos cortos en super8, que –como explica la curadora- “graban el movimiento de sus ojos, más que el propio contenido que enfoca. Vemos el mundo a través de sus ojos, por unos minutos, y nos cuenta algo furtivo de la mente de esta misteriosa persona que siempre quedará como una incógnita”.

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

Toda la investigación iniciada por John Maloof en torno a este hallazgo quedó reflejada en un documental y un libro que estarán presentes en la exposición en Chile:

  • El documental Finding Vivian Maier, que codirigió junto al cineasta Charlie Siskel, fue nominado al Premio Oscar 2015, y será estrenado en forma exclusiva en el marco de la exposición.
  • El libro Vivian Maier. Street photographer, que se venderá en forma especial en las salas de exposición.

También se realizarán otras actividades:

  • Talleres de fotografía urbana, con el equipo de Natphoto.
  • Clase magistral Vivian Maier por Luis Poirot.
  • Una mesa redonda en torno a la vida y obra de Vivian Maier, con Ana Josefa Silva, Marco Antonio de la Parra y Luis Weinstein.