ARTURO GORDON, LA IRRUPCIÓN DEL COLOR

8 de octubre al 4 de diciembre
Martes a domingo, 10:30 a 14:00 y 15:00 a 19:00 horas

Entrada liberada

Apoquindo 6570

Antología

Arturo Gordon. La irrupción del color se titula la muestra antológica que presentamos en nuestro Centro Cultural Las Condes y cuyo foco estará puesto en el uso del color que realiza el reconocido pintor de la Generación del 13, el sello característico de su producción.

Este proyecto por fin ve la luz en forma presencial, ya que en 2020 –cuando se cumplía medio siglo de la retrospectiva presentada en el mismo Centro Cultural- se programó una gran muestra que debió suspenderse por la pandemia. Posteriormente en 2021 se exhibió en este mismo sitio web una completa exposición digital, complementada con textos, animaciones, testimonios y fichas educativas, que convocó gran interés en el público.

Ahora, en el retorno a la normalidad, es posible reunir en las salas del segundo piso del Centro Cultural Las Condes más de 40 obras, la mayoría pinturas y algunas ilustraciones, con sus principales series temáticas, desde escenas de costumbres populares, tanto bohemias como religiosas, hasta ranchos rurales, caletas de pescadores y retratos.

El proyecto fue desarrollado junto al investigador Pedro Maino y contempla obras del Museo Nacional de Bellas Artes, Banco Central, BCI, Casa Museo Eduardo Frei Montalva, Club de la Unión, Colección de Pintura Chilena de Las Condes, y coleccionistas particulares.

Sigue así la Corporación Cultural de Las Condes con su línea de trabajo que vincula el patrimonio público y privado, dando a conocer a las nuevas generaciones la obra de los maestros de nuestra pintura, tal como lo hiciera en 2019 con Alberto Valenzuela Llanos (La conquista de la luz) y en 2013, con Juan Francisco González (80 obras escogidas), por mencionar las exposiciones más recientes.

La revisión de su legado confirma la singularidad de un autor atípico, que hizo del color el gran protagonista de su obra. Arturo Gordon (1880-1944) miró el mundo que lo rodeaba con ojos multicolores y traspasó las barreras realistas de la representación. Su paleta cromática es única y a menudo desafía la sobriedad impuesta por su tiempo.

No hay otro autor de su generación que haya llegado tan lejos, atreviéndose con yuxtaposiciones que hasta entonces eran imposibles. Azules, verdes, amarillos… todos los colores le sirven y, con pinceladas extremadamente sueltas, dotan de una energía que parece foránea, las escenas y paisajes de nuestro territorio.

La obra de Arturo Gordon está atravesada por la irrupción del color. Como dice Pedro Maino, “estos colores no nacen de la observación de las escenas que el autor se dispone a pintar… Brotan de su paleta de manera arbitraria y autónoma, para convertirse en verdaderos conceptos, en piedras angulares de su imaginario pictórico, en las huellas visibles de su emocionalidad”.

Y agrega: “Arturo Gordon enriqueció notablemente el repertorio de nuestra tradición pictórica, incorporando todo un universo de personajes, escenas y costumbres que habían permanecido desplazados o abordados solo de manera pintoresca. Y lo hace a través de una composición y uso del color también inéditos. La irrupción de los colores de Gordon marcó para siempre la historia de la pintura chilena. Y eso es precisamente lo que se reconoce a través de esta nueva exposición”.

Arturo Gordon ingresó a Arquitectura en la Universidad de Chile, carrera que abandonó después de unos años y en 1903 entró a la Academia de Pintura de la Escuela de Bellas Artes de Santiago, donde tuvo como maestros a Cosme San Martín, Pedro Lira y Juan Francisco González. También fue alumno del español Álvarez de Sotomayor, cuya influencia fue relevante para el nuevo enfoque pictórico que planteaba la Generación del Trece a la que perteneció. Su pintura plasma una temática popular, reivindicatoria de las tradiciones rurales, con una pincelada gestual, de toques cortos y rítmicos, y de colorida paleta.